Libros en Amazon

miércoles, 14 de marzo de 2012

Últimos avances de la Neurociencia (parte I)



"También las ratas tienen sueños", es un video documental francés que se vió en una emisora franco-alemana de tv digital, que habla sobre los últimos avances de la neurociencia y el neuromarketing. Como por medio de las ratas podemos analizar los sueños, los sentimientos y todo esto trasladarlo al cerebro humano, y así hasta llegar a producir psicofármacos que podrán controlar los sentimientos de tristeza, alegría, rabia, etc.


En la primer parte del documental, se comenta que la ciencia ideó un animal idóneo para poder investigar el cerebro humano, la rata de laboratorio. Varios cientificos se preguntan si es posible leer nuestro cerebro, detectar nuestros miedos, sentimientos. Y mediante mediante los experimentos con ratas se pueden sacar conclusiones. Mat Wilson, inventor de la maquina de los sueños, conectó 72 electródos al cerebro de una rata mientras la misma duerme, y asi poder investigar que esta pensando el animal en este mismo momento, que tipo de informaciones está elaborando en su cerebro, y cuales son las informaciones que se están intercambiando en las distintas teluras del cerebro. En el video se puede ver a la rata en una especie de pista circular, y los científicos van observando cuando la rata para a beber leche chocolatada, y que pasa en el cerebro en ese momento. Mat Wilson esta investigando el hipocampus, que podría parecerse a una gran estación de mercancías, donde se separan y se van pasando de una via a otra las mercancías. En el hipocampus, que también existe en el cerebro humano, es donde Mat piensa que se encuentra nuestra memoria, nuestra percepción del lugar donde nos encontramos, y ahí es donde empieza el proceso. Mat está investigando las muestras de la actividad cerebral, que son las que influyen en el comportamiento del animal, algo que luego también el cerebro cambia hacia las experiencias que tiene el animal, a eso lo llaman neurociencia, descifrar el código neuronal de nuestra conciencia, saber como aprendemos, como nos acordamos, y como tomamos decisiones. En el neuromarketing seria como el consumidor actúa, porque, y como compra. Y quieren deducir si lo mismo que se aprende de las ratas se puede aplicar al ser humano.


En la segunda parte del documental, se habla que en el 1900 se utilizaban varios animales para experimentos, pero como los protectores de animales protestaron, debieron buscar un animal que a la gente no le provoque un rechazo ético, por eso eligieron la rata. Henrry Toranzo, uno de los investigadores del cerebro comenzo a fijarse mas en estos roedores, y se dió cuenta que las ratas eran muy timidas y agresivas, las ratas negras mas que nada, pero que las de piel blanca y ojos rojos no tanto, entonces se fijó mas en estas últimas que eran mas suaves y domesticadas. En el video se puede apreciar a un cientifico haciendole cosquillas a unas ratas, para investigar el sentimiento de alegria, y segun él las ratas tambien se pueden reir. En los 90's se dió cuenta que las ratas se comunican con ultrasonidos, y que comunican los sentimientos con algunos de ellos. Y que al hacerles cosquillas, el cerebro emite una sustancia química llamada Dupamin, un sistema que se activa cuando la vida va bien, un neurotransmisor. También se habla de que somos animales, y que tenemos los mismos procesos que vemos en las ratas, entonces se pueden deducir los mismo mecanimos de la rata a nuestro cerebro, asi que pronto se desarrollaran psicofarmácos que pueden influir en sentimientos muy precisos del ser humano, y se podrán controlar los sentimientos de tristeza, alegria, rabia, etc.


Pero hay cientificos que no estan de acuerdo en que los animales tienen sentimientos, y los que dicen que si, comentan que en el momento que reconozcamos que los animales tienen sentimientos, va a cambiar radicalmente el trato que les estamos dando a los animales, y esta puede ser una de las razones por las cuales la comunidad cientifica no quiere saber nada sobre este tema, para no tener problemas éticos.


Reseña de Diego Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada